Noticias

José Alfredo Sepúlveda Fayad: “Ser presidente de un club rotario que abre oportunidades”

Por José Alfredo Sepúlveda Fayad, director de RI

Tal vez una de las decisiones más importantes en la vida de una persona Rotaria es el aceptar o no el ser Presidente o Presidenta de Club, y todo se origina en el hecho de que todavía existen Rotarios que aunque tengan más de 20 años de asistir regularmente a sus reuniones semanales y haber participado en algunas obras de servicio, e inclusive el haber asistido a una o dos Conferencias de Distrito, consideran que su Club Rotario es una organización de “voluntarios” que no están obligados a nada que no sea el asistir a más del 50% de las reuniones semanales y el pagar las cuotas reglamentarias, “todo lo demás es voluntario”, sin embargo, cabe aquí recordar lo dicho por el Ex Gobernador del Distrito 4170 José Luis Alatorre cuando habla de lo que en Rotary significa el ser “voluntario”: “Cuando me casé con Lety, dice José Luis,  me preguntaron públicamente, ante el Juez del Registro Civil y ante un Sacerdote Católico, ¿si era mi libre voluntad el contraer matrimonio? y yo respondí que sí, que era por mi libre voluntad, así que nos declararon marido y mujer, tuvimos una gran fiesta y salimos de luna de miel, y cuando regresamos a vivir a nuestra casa, Lety me pidió dinero para comprar la comida y cubrir los gastos familiares, y yo hubiera podido responder que no le daría dinero porque “el matrimonio era voluntario” y que por lo tanto yo no tendría obligaciones en el matrimonio”. 

Parece broma pero no nos hemos dado cuenta que en Rotary se nos pregunta igualmente si es nuestra libre voluntad ingresar a esta organización de servicio, y si respondemos afirmativamente nos preguntarán públicamente en una sesión muy especial si aceptamos cumplir y hacer cumplir los Estatutos y reglamentos de Rotary International y de nuestro Club Rotario, entonces levantamos el brazo y decimos que SI, y algunas personas no se dan cuenta, y aún siguen sin darse cuenta, que hay solo 2 momentos en que somos voluntarios en Rotary, es decir, que tenemos una libertad plena para decidir: cuando decimos SI al ingresar y cuando decidimos renunciar al Club. Sin embargo, es claro que no se está obligado a aceptar el cargo de presidente del Club, y en general no se está obligado a aceptar ningún cargo o responsabilidad dentro del Club, pero los compañeros que nos eligen se van a sentir mal si no aceptamos, aunque no lo digan, y quien no acepta ser Presidente, también se va a sentir mal, aunque no lo exprese.

¿Por qué hay un sentimiento de malestar y de desilusión cuando alguien no acepta ser Presidente o Presidenta sin tener una razón válida y creíble?, simplemente porque quien ingresa a Rotary se supone que es “Un adulto que actúa con moralidad, integridad y tiene condiciones de liderazgo, además de gozar de buena reputación en su negocio o profesión y en su comunidad, y estar dispuesto a prestar servicio en el ámbito local e internacional”, esto quiere decir que todo nuevo socio, salvo excepciones temporales, tendría las cualidades para ser Presidente o Presidenta del Club. En lo personal me constan varios casos de Rotarios que no aceptaron presidir el Club y al poco tiempo renunciaron o se quedaron en el Club pero con una actitud permanente de culpa y frustración.

A propósito quise iniciar este escrito con el aspecto negativo de quien no acepta, para concentrarme en quienes si aceptaron, dándose cuenta o no de que Rotary ya les abrió una “enorme oportunidad” en sus vidas privadas, profesionales y públicas, aunque es natural que tengan algunos temores, principalmente relacionados con la familia y con su trabajo, sin embargo, esa es una de las cosas que van a aprender, y una habilidad que van a desarrollar al darse cuenta que no será difícil el organizar sus tiempos para no descuidar a la familia y al trabajo. Pero el mayor temor, “el de fondo”, es la siguiente pregunta, que quienes aceptaron ser los próximos presidentes de su Club Rotario se hacen:

¿En verdad tengo las capacidades para hacerlo bien como presidente?”.

Para su tranquilidad debo decirles que cada año dan su informe como presidentes salientes más de 35,000 Rotarios (hombres y mujeres) de todo el mundo, que en un alto porcentaje dejan una huella importante de servicio en su comunidad y en su Club, y cuando entregan el botón de mando al nuevo presidente tienen una sonrisa de satisfacción en el rostro. Y entonces ¿Cuál es la manera más sencilla de lograrlo? Lo primero es conocer las reglas, sino conocen las reglas no podrán dirigir fácilmente a un Club Rotario y estarán expuestos a que algunos compañeros de su Club, con algunos años de experiencia los estén corrigiendo permanentemente, en ocasiones delante de los demás compañeros,  diciéndoles lo que mencionan los Estatutos del Club, y muchas veces lo que les dicen realmente no tiene base o quieren que se apliquen artículos que ya no existen, por lo cual, métanse al “Buscador Google” y escriban “Estatutos del Club Rotario” e imprímanlos. Les recomiendo que estudien y traten de retener 12 artículos: 3, 5, 6, 7, 8, 9, 10, 11, 13, 14, 16 y 18. Si su Club tiene su Reglamento actualizado imprímanlo y estúdienlo, tomando nota de lo que consideran ustedes que podría modificarse, con el consentimiento del Club.

Pero si no tienen un Reglamento, es importante que lo tengan, para lo cual deben de ingresar nuevamente al “Buscador Google” y escriban “Rotary documentos de gobernanza”. Les aparecerá una página oficial de Rotary, y en  “My Rotary” y entonces busquen hacia abajo hasta donde dice “Documentos Estatutarios de Rotary” y verán una lista de documentos en color azul, y el cuarto documento de arriba hacia abajo dice: Reglamento que se recomienda a los clubes rotarios (en formato Word -.doc) y dice además: “Todo club podrá modificar su reglamento, siempre y cuando dichos cambios estén en consonancia con los documentos estatutarios y el Código de Normas de Rotary. En caso de duda sobre los cambios propuestos, remítalos al Secretario General para que la Directiva de RI pueda estudiarlos”. 

Este Reglamento es muy importante porque debe reflejar la forma de actuar de su propio Club, y debe resolver cualquier conflicto o duda que no se encuentre resuelta en los Estatutos para el Club Rotario. Por lo que enriquézcanlo con normas que en la práctica les han dado buen resultado, y voy a citar un ejemplo: El Artículo 10 del Reglamento sugerido para los Clubes Rotarios, que se refiere a el “Procedimiento para la admisión de socios”, señala 3 párrafos solamente, aunque advierte al final de estos 3 párrafos: “Podrá también incluirse en esta sección el procedimiento para abordar objeciones manifestadas por los socios del club respecto a un candidato”. (fin de la cita). Por lo que sugiero que se incluyan además otros pasos necesarios para poder evitar que ingresen personas que no reúnan las características que nuestra centenaria organización exige o se provoquen conflictos cada vez que se propone a un nuevo socio.

Créanme que para mí no existe un tema más importante que este, en el mundo de liderazgo y administración de Rotary, por lo que podría extenderme y profundizar, pero mi espacio está limitado y trataré de transmitirles lo que considero fundamental, para lo cual hay que repasar algunas bases:

¿Que Somos?: Somos una organización mundial de personas exitosas, con conducta moral, que estamos unidas en torno al “ideal de servicio”.

¿Para que existimos?: Para estimular y fomentar el ideal de servicio como base de toda empresa digna. (por cierto, el Objetivo de Rotary está hecho para las personas, no para los Clubes y tampoco para RI.).

¿Cómo lo podemos lograr?: 1.- Como personas: Siendo ejemplo de eficiencia y conducta moral. 2.- Como Club: Funcionando equilibradamente en las 5 Avenidas.

Ahora, me voy a atrever a darles 53 sugerencias para que tengan un año feliz y productivo al frente de sus Clubes:

  1. Hablen primero con su familia.
  2. Organicen su tiempo para tener el equilibrio de. trabajo, familia y Rotary.
  3. Trabajen un año antes de entrar en funciones.
  4. Interrelaciónense con todos los socios y sus familias (tengan atenciones hacia ellos) tengan una buena comunicación con todos.
  5. Elaboren un Directorio del Club con fotografías para uso exclusivo de ustedes.
  6. Formen un Buen equipo de trabajo (pónganlos a prueba desde varios meses antes del 1º de Julio).
  7. Organícense de acuerdo con las 5 Avenidas de Servicio (Usen su organigrama).
  8. No dejen de celebrar reuniones periódicas de Junta Directiva.
  9. Respeten a su reunión Semanal (no la conviertan en Junta Directiva).
  10. Tomen muy en cuenta a los Cónyuges y a las familias.
  11. Modernicen su sistema de elecciones en el Club (que no haya ganadores ni perdedores).
  12. Estén al pendiente de cada socio o socia fuera del ámbito Rotario.
  13. Capaciten a los socios permanentemente en Rotary (háganse acompañar de un buen número de socios a la Asamblea de Distrito).
  14. Ingresen socios de calidad.
  15. Den de baja a los socios problema.
  16. Tengan reuniones semanales de éxito.
  17. Insistan en una buena asistencia a las reuniones.
  18. Que cada funcionario y Comité hagan su trabajo.
  19. La Junta Directiva debe incluir a los directores de comités.
  20. Cada director de Comité se debe responsabilizar del trabajo que esté bajo su área de servicio y dar reporte en la Junta Directiva.
  21. En cada Junta Directiva deben dar informe de sus actividades una parte de los funcionarios del Club (secretario, Tesorero y los Directores de Comités).
  22. El secretario debe hacer seguimiento del cumplimiento de los acuerdos de la Junta Directiva.
  23. Si funcionan los puntos del 18 al 22, el presidente tendrá más tiempo para hacer mejor función.
  24. Los acuerdos de la Junta Directiva deben de ser comunicados a la brevedad a todos los socios del Club.
  25. Del 100% del tiempo que el presidente le dedique al Club, los asuntos administrativos no deben exceder del 20%, el resto del tiempo debe dedicarse a proyectos y programas de servicio.
  26. Pongan atención al Comité de Cónyuges.
  27. Hay que crear un “sistema permanente de funcionamiento del Club”.
  28. Prediquen con el ejemplo.
  29. Interésense sinceramente por sus compañeros.
  30. No toleren, mejor “comprendan”.
  31. Dense cuenta del nivel de necesidades de sus compañeros (Pirámide de Maslow).
  32. Comprendan que nadie triunfa solo.
  33. Tengan la habilidad de “compartir sus sueños”.
  34. Si ustedes al final del año están “solos” haciendo las cosas, “algo hicieron mal”: no compartieron sus sueños, no fueron líderes.
  35. No hagan las cosas difíciles, haga a Rotary “fácil”.
  36. Sigan las reglas básicas de la administración: Planear, Delegar, Supervisar y Evaluar.
  37. Prepárense, porque hasta el 30 de junio de 2020 a las 12 de la noche, es el tiempo de planear y delegar, porque a partir del 1º de julio de 2020 será el tiempo de supervisar y evaluar.
  38. No gasten el tiempo de su año tratando de resolver “broncas” (pásenle la responsabilidad a la Junta Directiva).
  39. No permitan que les echen a perder la reunión semanal con problemas que debe de resolver en primera instancia la Junta Directiva.
  40. Sean flexibles, pero recuerden que hasta “las ligas” tienen un límite de flexibilidad.
  41. Todos los días hablen con un socio para saludarlo brevemente sin hablarle de Rotary (si su cónyuge puede hacer lo mismo con los cónyuges, todavía será más efectivo).
  42. Si su Club no está descompuesto, No lo arreglen.
  43. Para aumentar socios, utilicen el sistema de clasificaciones.
  44. Pueden experimentar con nuevos tipos de socios, pero no pueden ingresar a quienes no tengan las características personales que exigen nuestras normas: Art. 8, Sección 1 — Disposiciones generales. El club estará conformado por adultos que actúen con moralidad, integridad y desplieguen condiciones de liderazgo. además de gozar de buena reputación en sus negocios, profesiones y comunidades y estar dispuestos a prestar servicio en el ámbito local e internacional.
  45. El aumento del número de socios es “una consecuencia”, si es que nuestros Clubes funcionan bien y son atrayentes.
  46. Cuando piensen en La Fundación Rotaria, no lo hagan razonando en que debemos darle para que nos apoye en nuestros proyectos. Es muy humano el “dar” para “recibir”, pero el espíritu de Rotary es “dar de sí antes de pensar en sí”.
  47. La Prueba Cuádruple es específica para los negocios, solo en parte se podría utilizar eficientemente en otros campos.
  48. No hay necesidad de formar comités especiales para resolver problemas y conflictos (acoso, honor, justicia, etc.) porque esos asuntos los debe resolver la Junta Directiva del Club. “Hagan a Rotary fácil”.
  49. Conecten a su Club a las plataformas digitales de Rotary, si ustedes son prehistóricos, que lo haga el secretario o nombren especialmente a un socio o socia que le guste hacerlo.
  50. Disfruten su presidencia, no la sufran.
  51. Para ser líder Rotario se necesita ser 49% capacitado y 51% simpático.
  52. Recuerden “sin el Club, no son nada, ni pueden hacer nada”.
  53. Si quieren ser líderes, “no den de lo que tienen”, sino de lo que “son”, no solo deben dar, sino darse.

Fuera de las 53 sugerencias puntuales, tengan especial cuidado con los asuntos mal llamados “políticos”, porque pueden crear conflictos graves dentro de su Club, recuerden los establecido en el Art. 14 de los Estatutos para los Clubes Rotarios:

Artículo 14. Asuntos de la comunidad, asuntos nacionales e internacionales.

Sección 1Temas apropiados. Todo asunto relacionado con el bienestar de la comunidad, la nación y el mundo será tema apropiado para generar una discusión objetiva e informativa en una reunión del club. No obstante, este club se abstendrá de expresar su opinión sobre medidas pendientes de carácter público que sean objeto de controversia.

Sección 2 — Apoyo a candidatos para cargos públicos. Este club no apoyará ni recomendará candidato alguno para puestos públicos ni discutirá en ninguna de sus reuniones los méritos o defectos de tales candidatos.

Sección 3 — Asuntos de índole política. (a) Resoluciones y opiniones. Este club no adoptará ni hará circular resoluciones u opiniones, ni tomará decisiones respecto a asuntos mundiales o internacionales de índole política. (b) Peticiones. El club no hará peticiones a clubes, pueblos o gobiernos, ni hará circular cartas, discursos o propuestas de planes para solucionar problemas internacionales específicos de índole política….

Sin embargo, el reto mas importante que tendrán frente a ustedes es que van a ser presidentes, cuando menos al inicio de su gestión, en medio de una pandemia única en la historia de la humanidad, en donde no será posible tener su importante evento de “cambio de botones”, ni la posibilidad de celebrar las primeras reuniones semanales del Club de manera presencial.

“Ustedes están llamados a ser héroes y heroínas en un momento histórico para la humanidad”, nunca antes sucedió lo que está sucediendo, por lo que van a requerir de todo su liderazgo, de todo su amor por la organización, y de toda su convicción para mejorar las condiciones de vida de los que más necesitan, es decir, y esto solo lo van a lograr si “borran cualquier egoísmo de sus corazones”, y mantienen a su Club fuerte y unido y lo hacen crecer con personas de la calidad que Rotary exige. No dejen de tener, sobre todo al principio y por el tiempo que sea necesario, sus reuniones semanales y de Junta Directiva, a tráves de las plataformas en línea.

“Descubran nuevos mundos de servicio”, sean innovadores, flexibles, pacientes, pero siempre conservando el equilibrio. Comprendan a socios que se tendrán que retirar del Club principalmente por cuestiones económicas y si los pueden ayudar ayúdenlos. Están ante un mundo nuevo, manténganse comunicados con los demás presidentes mediante un chat exclusivo para compartir experiencias sobre como funcionar en los complicados tiempos que tendrán por delante.

Sin Clubes Rotarios, nuestra organización Rotary International no puede existir. cada presidente y presidenta está al mando de un barco, “son los Capitanes” (hay más de 35,000 en el mundo), y créanmelo: “El futuro de Rotary está en sus manos”.

Nuestro Presidente Internacional Electo Holger Knaack, eligió un lema perfecto para los tiempos que estamos viviendo y que nos falta por vivir: “Rotary abre oportunidades” y los Presidentes de Club serán quienes abran esas puertas, “de esas oportunidades”.

Confiamos plenamente en ustedes, porque sabemos que llevarán a su Club sano, salvo y productivo, al 30 de junio de 2021.

Porque cuando entreguen el mando al nuevo presidente o presidenta de su Club, ya Rotary no será el mismo, porque el mundo y las sociedades ya no serán las mismas y Rotary se adaptará, como lo ha hecho siempre, a la nueva realidad para poder sobrevivir.

He sido a lo largo de mis 44 años de Rotario, 6 veces presidente de un Club, y siempre fue una experiencia única que me ha hecho mejor ser humano, pero como me hubiera gustado serlo en el año 2020-21, porque la montaña es alta y no va a ser fácil escalarla y llegar a la cima. porque en la medida que la vida nos aumenta las dificultades de existencia nos hace más poderosos.  

Les deseo lo mejor a cada presidenta y presidente de Club durante el próximo año y recuerden siempre lo que escuché alguna vez en Rotary:  “Sueñen, porque sin sueños no tiene sentido trabajar y sin trabajo no tiene sentido soñar, felices son los que sueñan y están dispuestos a pagar el precio de hacer sus sueños realidad”.

 

Publicar comentario